index-uru


 

 

Navegación
Volver al Índice de Artículos

 

Sexta Sección

 

Índice de contenidos

16- Albion Football Club: profetas del sport en Uruguay (Juan Carlos Luzuriaga)

17- La forja de la rivalidad clásica: Nacional-Peñarol en el Montevideo del 900 (Juan Carlos Luzuriaga)

 

 


16- Albion Football Club: profetas del sport en Uruguay


Juan Carlos Luzuriaga
luzuriaga50@hotmail.com

Licenciado en Historia.
(Uruguay)


Resúmen


En 1891 un grupo de jóvenes ex alumnos de un colegio inglés de Montevideo decidieron dar forma a un team de fútbol. Lo llamaron Football Asociation. Al poco tiempo sustituyeron ese nombre por el de Albion en homenaje a la cuna del deporte moderno. Se constituyó en referente ineludible en el sport que se imponía gradualmente en el Uruguay de los últimos años del siglo XIX.

Albión, nombre por el que los antiguos griegos y romanos se referían a Gran Bretaña (la mayor de las islas Británicas).
Fue mencionado por el navegante griego Piteas en el siglo IV a.C. Posteriormente los romanos, ante la imagen de los
blancos acantilados de Dover, adoptaron este nombre asumiendo que procedía de la palabra latina albus, que significa 'blanco'.


Introducción


El sport de los ingleses
Los inicios del fútbol moderno


Como sabemos, los inicios de la practica moderna del fútbol en Gran Bretaña vienen de la mano de su difusión en las denominadas "escuelas públicas" de este país, en realidad colegios privados. Era reducto de los hijos de la burguesía y clase media en ascenso, que empleaba el deporte en su forma colectiva en sustitución de la gimnasia individual, como una forma de educación, de formación de equipos de trabajo y competencia rápidamente trasladable o aplicable a la vida adulta.

Los ex alumnos pronto se agruparon en clubes para practicar el sport aprendido en los colegios. Cuando se enfrentaban entre sí vieron la necesidad de que fueran comunes las reglas del juego que los convocaba. En octubre de 1863 unificaron criterios y dieron así el formato básico del fútbol que ha llegado hasta el siglo XXI.

Esos mismos esquemas de formación se repitieron en los colegios ingleses en todo el mundo, y obviamente también a través de los que surgieron en Argentina y Uruguay. En Montevideo se había comenzado a practicar el fútbol en dos clubes deportivos, dedicados al cricket y al remo: el Montevideo Cricket Club, fundado en 1861 y el Montevideo Rowing Club creado en 1874. Entre los socios de este último club algunos estaban relacionados con las actividades del mar y del puerto y otros eran ya socios del Cricket. Este último había importado, en el mismo tiempo de la aparición del Rowing, elementos para la práctica de rugby y fútbol. Estas instituciones formadas mayoritariamente por británicos o sus descendientes estaban inmersas en el concepto del sport de las últimas décadas del siglo XIX. Con ese espíritu practicarían una variedad de deportes recreativos, más allá de aquel para cual se habían creado inicialmente.

 

Los colegios ingleses en el Río de la Plata

 

En 1874 se creó en Montevideo The English High School, inicialmente a cargo de Henry Castle Ayre. Con el paso de los años se organizo siguiendo las líneas del High School, de Buenos Aires. Ayre fundó en su colegio el Montevideo English High School Junior Cricket and Athletic Club. En sus cuadros docentes se encontraba un bachiller de Cambridge, William Leslie Poole, quien había arribado en 1885 a Montevideo, desempeñándose como profesor de inglés. Poole era un sportsman ejemplar. Corpulento y atlético, incursionaba en fútbol, remo, críquet y rugby. Llevaba a sus alumnos a practicarlos a Punta Carretas, en las cercanías del actual centro comercial ahí ubicado.
En 1885 con el mismo ánimo nació The British School, quien tuvo como director a Thomas J. Ashe.
Este modelo educativo de los docentes británicos trataba de darle valores éticos, los que se atribuían a los nobles a estos hijos de comerciantes. Un ejemplo de estas ideas nos la brinda Alexander Watson Hutton, director de la English High School de Buenos Aires y propulsor del fútbol en Argentina y del célebre Alumni; cuando se refirió al objetivo de su escuela;

"En una escuela selecta... Las faltas de carácter y conducta (...) traen como consecuencia la inmediata expulsión. Merece la atención especial la formación del carácter de los alumnos y cada uno de ellos individualmente es merecedor de la fiscalización del Rector. (No pretendemos) formar sabios, sino hombres capaces, con nociones precisas de la caballerosidad y de la hidalguía, "gentlemen" en una palabra. Ese es el espíritu del English High School" 1.
Algunos jóvenes montevideanos tomaban contacto con el fútbol por el propio conocimiento directo con el sport practicado en Gran Bretaña. Les sucedió a Juan y Enrique, dos de los hijos de John Sardeson, contador del "Banco de Londres, Buenos Aires y el Río de la Plata". Habían sido enviados por su padre a Londres a estudiar contabilidad con un familiar.

 

Los alumnos del English High School

 

Algunas de las pautas de origen de los equipos británicos, se van a repetir en nuestro país. Es prueba el nacimiento de Albion, un equipo de estudiantes.

 

Henry C. Lichtenberger: padre de Albion


Alumno del English High School, Henry Candid Lichtenberger Levins, había nacido en 1873 en Montevideo de padre de origen alsaciano y madre inglesa. Discípulo de Poole, es el alma mater del primer club de fútbol: Albion. Brillante estudiante, termina sus estudios con medalla de oro a los doce años. A los trece está ya trabajando. Player de discretas condiciones, con el tiempo castellanizo su nombre propio a Enrique.
En mayo de 1891, con 18 años, invita a sus excondiscípulos del English High School a formar un club de fútbol denominado precisamente "Foot ball Association". Eran 23 cuando comenzó a funcionar el 1 ° de junio de ese mismo año2. Lichtenberger por otra parte desarrolló posteriormente una exitosa vida profesional. Fue agente de seguros y empleado de diferentes empresas británicas.

Los jóvenes de la nueva institución fueron presididos por William Mac Lean. En su estatuto inicial marca el rechazo a la presencia de jugadores extranjeros en el mismo. Es que si bien el Foot ball Association se caracterizaba por tener la mayoría de sus socios hijos de padres anglosajones, eran todos nacidos en el país. Es la respuesta al exclusivismo que se respiraba entre los clubes ingleses. Se eligió una casaca blanca con estrella roja. El 27 de julio de 1891 se celebró la primera sesión del Consejo Ejecutivo.

Su primer partido fue el 2 agosto de ese año contra el Montevideo Cricket, y perdió 3 a 1, en un segundo match ante el mismo rival, integrado entre otros por Poole el 25 de agosto fueron vapuleados 6 a 0. Poco tiempo después, el 21 de setiembre, en una asamblea realizada en la calle Juncal nº 5 - el local de la Barraca Inglesa - a propuesta de Pepper y Clark se cambio el nombre de la institución de ex alumnos por el de "Albion Foot Ball Club", como homenaje a la patria de los creadores de este deporte. Se modificó también la blusa adoptando una azul, con cuello y mangas blancas por ser estos los nacionales, junto con un pantalón blanco y medias negras.

 

Nuevos rivales: El Club del Ferrocarril


Un nuevo impulso para el sport es el club que surge de la empresa inglesa del ferrocarril: el Central Uruguay Railway. En 1890, la compañía, adquirió 20 hectáreas en la localidad de Peñarol a 11 kilómetros de Montevideo. Se eligió ese lugar para instalar el centro de operaciones de la empresa, en forma de talleres, depósitos, oficinas e incluso posteriormente casas para sus empleados.

En una empresa de estas características se requería además de capitales británicos, trabajadores especializados de ese origen, capacitados para las diferentes funciones. El 28 de setiembre de 1891 se creó el club de cricket de la empresa. (C. U. R. C. C.: Central Uruguay Railway Cricket Club). En mayo del año siguiente, a instancias de John Woosey, uno de los empleados de oficina, se comienza a practicar football. Ya para ese momento la empresa le había proporcionado al club un campo de juego y algunas instalaciones en Peñarol. El primer partido se jugó el 25 de mayo de 1892 justamente contra Albion. Dos de los socios del CURCC, Woosey y Sagehorn eran fundadores también de Albion. El hecho llevo a que este último club los expulsase.

 

Se inicia la competencia


Los partidos de fútbol se practicaban en las pocas oportunidades libres que tenían los montevideanos a fines del siglo XIX: domingos y feriados. De ahí lo recurrente de determinados días. En esos años además de los clásicos feriados nacionales, días de los Treinta y Tres, Revolución de Mayo, de la Constitución y de la Independencia, (19 de abril, 25 de mayo, 18 de julio y 25 de agosto) también se consideraban otros como los religiosos con el emblemático día de Santa María (15 de agosto).

El tono de los enfrentamientos puede vislumbrarse a través de la crónica de El Día del 30 de agosto de 1893, tras la victoria de Albion, 3 a 2 frente al equipo del Ferrocarril.

Después del partido, el equipo de Peñarol fue homenajeado por el Albión F. C. con una cena, ofrecida en el Hotel Pirámides, donde transcurrió una velada de lo mas entretenida. El Sr. W. J. Maclean comenzó con un brindis pidiendo por la salud de la Reina y la prosperidad del C. U. R. C .C.

El Sr. A. W. Davenport, propuso entonces lo mismo para el A. F. C. Y, después, para el M.V.C.C. y la Republica Oriental del Uruguay los brindis fueron propuestos por los Sres. Messrs. Marchbanks y Sturzenegger.
Las canciones fueron ofrecidas por Messrs. Barker, Davies, Adam, Rouse, Clark, Sturzenegger, Marchbanks, Broker, Davenport y Thomas....

Después de haber cantado "Auld Lang Syne", "God Save the Queen" [la tradicional canción del Adiós y el himno real] y el Himno Nacional, el grupo se dividió y el equipo de Peñarol fue acompañado hasta la Estación Central, donde un tren especial los esperaba, y se escucharon alegres despedidas, conformando una muy agradable conclusión a la Temporada de Fútbol de 1893" 3.

 

La vuelta al redil


Entre 1892 y 1895 el fútbol comenzó lentamente a desenvolverse desde las elites. En 1892 se jugaron 18 partidos entre los cuatro clubes existentes: MVCC, MV Rowing, Albión y CURCC. En diez de ellos participó el Cricket que no perdió ningún partido y se impuso con goleadas al CURCC y al Albion (8 a 0 y 10 a 0 respectivamente).

Ubiquémonos en los primeros tiempos. Un grupo grande de jóvenes, la mayoría ex alumnos del English High School; en el entorno de los 20 años conduciendo un club que deja de ser de un pasatiempo a una afición que convocaba todos los fines de semana. Habían transformado un grupo de amigos en un Club de Fútbol que mantenía en sus actas y notas la lengua inglesa. Por las raíces familiares y educativas pronto surge en Albion la práctica de cricket. En 1892 se nombran los cargos de responsabilidad: capitán y vice capitán de fútbol al que se le agregan los correspondientes de cricket. El procedimiento para llevar adelante los encuentros con las otras instituciones consistía en luego de establecido un fixture - calendario con los conjuntos rivales y se distribuía el mismo entre los posibles players que establecían así su disponibilidad para las fechas establecidas.

El club comenzó a vincularse a nivel internacional. En 1893 a los socios Vignoles y Dutton se les solicita que escriban a los editores de la "River Plate Sport Pastime" a efectos de enviarles los datos y colores de Albion 4.

Para ser más competitivos en una Asamblea el 21 de marzo de 1895, el propio Lichtenberger propuso modificar los estatutos y aceptar incluir jugadores extranjeros, en otras palabras ingleses. También se decidió sustituir los colores de la casaca optando por el azul y rojo en referencia y homenaje a Gran Bretaña. El diseño fue en mitad y mitad de moda en esos años en muchos clubes ingleses. Entre 1894 y 1895 el Cricket y el Rowing comenzaron a alejarse de la práctica competitiva del fútbol.

 

El Albion y su apogeo: 1895-1900
Profetas en su tierra: los jugadores del Albion


El Albion no solo jugaba al fútbol, en cierta forma lo predicaba. Sus integrantes eran realmente unos enamorados de este deporte. Henry Lichtenberger incluso escribía bajo el seudónimo de Arbiter. En ese sentido el mismo recordaba años después,

La prensa no nos "llevaba el apunte" ¡Cuántas de nuestras crónicas sobre aquellos primeros matchs fueron a dar al canasto de "El Siglo"! Nosotros teníamos la constancia de, una vez terminado el encuentro, describir con lujo de detalles técnicos el desarrollo de todo el partido y llevar nuestra crónica a las imprentas, pero, ¡ay! los redactores poco menos que riéndose de nosotros, nos aconsejaban que perdiéramos el tiempo: - "Estas cosas no interesan a nadie" 5.

Como vimos Albion había modificado sus estatutos y permitido que jugaran players extranjeros. De esa forma se incorporo William Poole. El conjunto maduraba y se había convertido en la potencia futbolística del medio local. En todo 1896 por ejemplo, fue vencido un solo match en 19; frente a los marinos del H.M.S. "Basilik" por 1 a 0, aunque en la revancha su victoria fue categórica, 6 a 06. Los dos años siguientes se muestra una mayor paridad con quien es el rival más caracterizado del momento, el CURCC. De 6 partidos, 3 vence Albión, 2 el CURCC y se da un empate. Habían dejado de ser un grupo de jóvenes ex estudiantes para convertirse en un team de adultos en la plenitud de sus condiciones físicas y con una mayor experiencia en el dominio de las técnicas del fútbol. Si tomamos como referencia a Lichtenberger sus edades estarían en el entorno de los veinticinco años. La superioridad de Albion en 1897 se manifiesta repetidamente. Así lo evidencian las actas que informan,


. . . Desde nuestra última Asamblea se ha jugado un partido con el American Club nuestra segunda oncena con una limpia victoria para nuestro lado de 7 goles a 2 7.

En ese año recibe solo dos derrotas. Ante el CURCC y un combinado de la Royal Navy.
En 1898 Albion continúa con su papel rector. En efecto, se ocupó de la traducción de las reglas de football y su publicación. También actuaba con generosidad. Así el 9 mayo de 1899 la Comisión Directiva del Albion informa a las instituciones de enseñanza que


. . .la cancha de este club está a disposición de los discípulos de dichas instituciones que quieran ejercitarse en cualquier juego atlético, en todos aquellos días que no sean feriados 8.


Paralelamente se manifiesta lo funcional del deporte al nuevo esquema social. De hecho desde todos los sectores dirigentes de la sociedad se coincidía con "disciplinar" las pasiones.

Esto incluía desde representantes del elenco político, hasta educadores y sacerdotes. Se tomaba como ejemplo el éxito de los anglosajones, en una filosofía que incluía el deporte. Este a diferencia de las diversiones habituales en la sociedad criolla y en sus adolescentes, en principio sin reglas ni mayores limitaciones, tenia un desarrollo previsto y determinado por sus participantes. Constituía una actividad, de acuerdo a la mentalidad de la época, que prometía alejar del ocio a los adolescentes y jóvenes montevideanos.

Es por lo dicho que contaba con el apoyo casi unánime de los más influyentes sectores sociales. A los mismos se le sumaban desde empleadores; como los del Ferrocarril Central, hasta los gerentes de las empresas tranviarias que favorecían la existencia de campos de juego que les aseguraba clientes para sus vehículos, inicialmente jugadores y posteriormente simples espectadores.

En setiembre de 1894 Albion participa en la fundación de la Asociación Atlética Amateur. Los integrantes de Albion reforzados luego de la modificación de los estatutos en 1895 por sportsman del Rowing incursionan en otros deportes en forma más competitiva; como tenis y cricket. Los gastos que estos sports ocasionaban: guantes especiales, bates y pelotas para el primero y raquetas para el segundo llevaban a discusiones prolongadas como lo evidencian algunas de las actas de asamblea. De la mano de Albion se va difundiendo el deporte que los había convocado inicialmente, el fútbol. Surgen entre 1896 y 1899 tres instituciones rectoras: Deutscher Fussball Klub, Uruguay Athletic Club y el Club Nacional de Football. Las dos primeras en un fugaz primer plano deportivo al filo del siglo XX. El último club perdurará generando una rivalidad histórica con el team del ferrocarril.

No obstante, la rivalidad más extendida en la última década del siglo XIX sería la de Albion y el CURCC. Se enfrentaron en 25 ocasiones entre 1892 y 1899. El primer partido fue el 18 de julio de 1892 donde los ex estudiantes del Albion derrotaron al equipo del ferrocarril por 3 a 2. El segundo match el día antes de Santa María resultó una goleada a favor de este último team. Sería su primera victoria y la última hasta otro día de Santa María de 1897 donde derrotó al Albion por 2 a 1. La superioridad de Albión sobre el CURCC fue clara desde 1895 hasta 1897.Hasta ese momento se sucedieron 14 triunfos de Albion ante un solo empate el 18 de julio de 1896.

 

1900, la formación de la League: iniciativa de Albion


Entre 1898 y el 1900 el fútbol, un fenómeno en sus inicios en el Uruguay practicado por las elites como un esparcimiento más, comenzó a ser disfrutado por cada vez mayor cantidad de personas. Numerosos equipos habían surgido complementando a los conjuntos creados desde el seno de instituciones británicas, alemanas o a su influjo: Nacional, Rincón, Titán, Platense, Saturno, Eastern, London, Victoria, Triunfo, entre otros. En febrero de 1900, Henry Lichtenberger desde el Albion, invitó al CURCC, el Deutscher y Uruguay Athletic a formar una asociación que organizase las competencias de fútbol entre unos y otros. El acuerdo se concreto el 30 de marzo de ese año, en la llamada The Uruguay Association Football League. Se disputaría una Copa de plata en dos ruedas, como locales y visitantes. Se grabaría el nombre del ganador en la base, y quien la obtuviera tres veces seguidas, obtendría el trofeo en propiedad. Las características de la League puede simbolizarse en que en sus reuniones se debían expresar y registrar también en inglés, porque eran de ese origen buena parte de sus dirigentes. Su primer presidente fue Percy Davison Chater, representante del CURCC. La entidad comenzó a sesionar en la oficina de Lichtenberger, en las cercanías de la zona portuaria de Montevideo, el ámbito comercial por excelencia en esos años. Se manejo en sus inicios, en los hechos, como una asociación en la que si bien participaban criollos, en los clubes estos como tales estaban supeditados a los británicos o a descendientes de estos.

El primer campeonato de la novel liga, disputado en el 1900, demostró la superioridad de Albion y el CURCC en forma abrumadora. El primer partido del campeonato entre ambos fue el 10 de junio y se disputó en "la esplendida cancha del Albión Football Club" el field de la Avenida 19 de Abril en el Paso del Molino. Se anunciaba en estos términos, Gran Partido El Albión Contra El Peñarol, Los mejores jugadores de Montevideo…" 9.

Este ultimo venció en la final 2 a 1 al primero confirmando la reversión de un predominio en la década anterior de Albion.Los otros equipos fueron fácilmente derrotados por el vencedor, Deutscher, perdió 9 y 8 a 0, mientras que el Uruguay Athletic fue vencido 9 y 6 a 0. El team de Poole por su parte, también derrotó con facilidad a los otros dos equipos, al Uruguay 6 y 2 a 0 y al equipo alemán, 7 a 1 y 4 a 2. El Deutscher gano un solo partido, 1 a 0 al Athletic, logrando solo cuatro goles a favor y 31 en contra. El conjunto de Peñarol celebro la obtención del campeonato con un banquete en los salones de la estación Central del Ferrocarril.

También en este año había solicitado ser aceptado en la League el Club Nacional de Football Fue rechazado por entender que no tenía un nivel de competencia mínimo. El team criollo ese año tuvo pobres resultados por lo menos con rivales de fuste. Fue derrotado por el Uruguay Athletic, empató con el Deutscher, perdió con el CURCC, con él HMS "Flora" y con el Albion.

 

Albion: field propio y partidos internacionales


Se había advertido por las empresas de tranvías que los matchs de fútbol, donde se jugasen, eran atractivos para él público. Y el desplazamiento de este en la ciudad era su negocio. Él ir a contemplar un partido de fútbol demandaba pasajes, y el crear la demanda, para luego proporcionar su oferta era el objetivo de las empresas. De ahí que facilitasen a los diferentes clubes campos e instalaciones para ejercer sus actividades. Esto nos habla de que estos clubes tenían poco o ningún capital para hacer inversiones, con la salvedad obvia del CURCC que tras de sí tenia la compañía extranjera más importante del país. Los primeros campos de juego naturales fueron en Punta Carretas.

Albion buscaba al igual que el CURCC tener su propio campo de juego acorde con el desarrollo que tenía el club. En 1897 se propuso complementar el campo de juego de Punta Carretas con instalaciones para comodidad de los players y del creciente número de espectadores. La idea tuvo el apoyo de Juan Cat, gerente de una de las empresas de tranvías. Se comenzaron así a debatir las diferentes proposiciones Así el Sr. J. Stewart tenía una proyecto que contemplaba gradería, vestuario y sala para damas. El costo estimado era de 1.000 pesos. William Mac Lean presentó un plan estimado por el Sr. Adams por un importe de $ 1.500. El más ambicioso era el de Henry Lichtenberger. Incluía una gran gradería para 250 personas; vestuario con baños y aparadores, sala para damas y cuarto para los peones. Estaba previsto también el acondicionamiento del campo de juego; alisado y nivelado además del cercado del mismo. En este caso el presupuesto estimado era de 2.000 pesos10.

No obstante va a ser otra compañía de transporte urbano, la empresa de tranvías del Paso del Molino, es la primera que concreta el negocio de "crear" espectáculos para trasladar pasajeros que los vieran. Van a apoyar a Albion en la construcción de su field en la avenida 19 de Abril, en el Prado.

Así con el auxilio de la Compañía de Tranvías al Cerro y Paso Molino, se estableció el primer escenario para las exhibiciones deportivas. El 1º de abril de 1899 se inauguró el pabellón que alojaba a los invitados. Lo formal y la etiqueta era el tono que le daban las cometas de tela de coco que llevaban a las nubes los colores de los contendientes del match del día. La actuación de los players de círculos privilegiados era correspondido por la participación de sus familiares, donde era recurrente la presencia de damas de alta sociedad que más que interesarse por el espectáculo en sí, veían en el un espacio de moda, un lugar donde establecer vínculos y relaciones sociales, como señala alguno de los relatos de la época. El campo de juego se inauguró justamente pocos días después un feriado el 19 de abril - fecha del Desembarco de los Treinta y Tres Orientales - frente al HMS "Basilisk" venciendo los locales uno a cero. Un impresionante marco de público para la época, dos mil espectadores, se dan cita para contemplar el match. La nota llamativa para los aficionados fue que el puntapié inicial lo dio el entonces rector de la Universidad, el Dr. Pablo de María, quien coincidía en la difusión del todavía novedoso sport.

En 1896 Albion venció al Retiro Athletic Club (4 a 1) y al prestigioso Belgrano Athletic Club (5 - 3) en Buenos Aires en una fecha tradicional: los feriados de Santa María 15 y 16 de agosto de ese año. Se estima que los primeros partidos internacionales que se disputaron en Uruguay fueron en Punta Carretas y ahí se enfrentaron Albion con Lobos Athletic Club de Buenos Aires. Este team tenía entre sus integrantes varios ex alumnos del English High School de Buenos Aires. Los encuentros comenzaron a sucederse. Así en junio de 1898 se enfrentaron en Punta Carretas Albion esta vez frente el Belgrano.

Establecida la League, en el 1900, la asociación similar de Argentina invitó a la uruguaya el mismo año a disputar un trofeo entre las asociaciones de ambas márgenes del Plata. Incluía semifinales en Rosario y Montevideo para dirimir el representante a disputar la copa, denominada Competencia en Buenos Aires. En el Parque Central ante 4.000 espectadores se enfrentaron Albion y CURCC para dirimir el representante de Uruguay en esta copa, que se disputaría por primera vez con un conjunto argentino. El partido terminó empatado cero a cero en el tiempo reglamentario debiendo jugarse un alargue. En el mismo, William Poole le dio el triunfo al dueño de casa con un gol de cabeza en el minuto 118.

El fútbol cada vez más convocaba multitudes. El 16 de septiembre del mismo año se enfrentaron Albion y Quilmes de Buenos Aires, en el campo del primero en el Prado, ante ocho mil espectadores. El resultado fue un 1 a 1.

 

Albion en crisis: 1901 - 1905


El 22 de marzo de 1901 Nacional solicita nuevamente por nota su ingreso a la League. Es aceptado, debiendo sustituir su camisa roja y azul por ser similar a la del Albion, adoptando el 24 de marzo, la blanca, con pantalón azul y faja colorada. Desde este momento el equipo del Ferrocarril y Nacional comenzaron a adueñarse del favor de los aficionados. El CURCC salió nuevamente campeón, pero Nacional fue segundo, mientras el Deutscher es nuevamente el último del torneo. En este año el presidente de la League había sido Poole. Fue el último año en que Albion exhibió un potencial deportivo importante.

En un breve informe del Albion en relación a los partidos jugados en su historia hasta el final de la "Estación" (temporada) de 1901 se mencionan la respetable cantidad de 217 encuentros. De ellos, 55 son contra tripulaciones de naves de la Armada Británica, 48 frente al CURCC, 21 ante el Buenos Aires, 20 contra el Deustcher, 14 frente al Uruguay Athletic y 7 a Nacional. Luego le siguen el American con 4 y el Victoria con 3 partidos. Con 2 matches: Rojo y Blanco, Triunfo, Centro Atlético Uruguay, Bremen y 19 de abril. Finalmente, se registran solitarios encuentros con 15 clubes más11. De todos los conjuntos mencionados perdurarían Nacional y el CURCC devenido en Peñarol. El 22 de enero había fallecido la Reina Victoria, lo que llevo a que el CURCC no festejase el campeonato.

En 1902 la League estuvo bajo la presidencia de Charles Edgard Rowland, británico que representó al equipo de la colectividad alemana. En este año se presentaron dos novedades. Por un lado, la presencia de un sexto equipo, el Triunfo, reforzado por antiguos jugadores del Eastern, y la obtención del campeonato por parte de Nacional. El Triunfo obtuvo solo cuatro puntos en el torneo, todos frente a Albion.

En ese año de 1902 Albion sufre un desprendimiento que mermo seriamente su capital deportivo. Se formó el Montevideo Wanderers conducido por los hermanos Sardeson. El motivo que argumentaron los escindidos es el no tener lugar en el primer equipo. Aceptada la escisión, los directivos de Albion en un hidalgo gesto, solicitaron a los de Wanderers que el primer match fuese contra sus ex compañeros, el propio Albion.

Para 1903, bajo la presidencia del uruguayo de origen británico Jorge Clulow, la League creo su Segunda División, que consagro a River Plate Football Club como campeón. Se agrego un séptimo equipo, el ya referido Montevideo Wanderers. También fue el último torneo del Triunfo que recibió varias goleadas, una de ellas ante al CURCC por doce a cero. La definición de la final de ese año sería entre Nacional y el CURCC, que por diferentes circunstancias se postergó para el año siguiente. La Guerra Civil que en 1904 enfrentó al partido colorado en el Gobierno y al blanco en la oposición, dividió a los uruguayos en un enfrentamiento fraticida y naturalmente afectó al fútbol impidiendo el campeonato. No obstante motivo partidos benéficos. Como el encuentro entre el Deutscher y el Belgrano de Buenos Aires a beneficio de la Junta Central de Auxilios el 4 de setiembre de 1904. En 1904 por el conflicto como vimos no hubo competencia oficial y en 1905 Albion tuvo una opaca actuación.

 

Persistencia y valores: 1908-2008


El Albion prisionero de una política ambivalente atrajo el respeto y la admiración de los aficionados, pero no el cariño y la adhesión que le permitiese continuar en los ámbitos de mayor competencia. Para 1902 y 1903 la ausencia de un mecanismo de relevo generacional determinó magros resultados deportivos y el alejamiento de los socios más jóvenes y promisorios primero para el Club Nacional de Football erigido como abanderado de los footballers nativos; ya que el propósito inicial explícito: un club de fútbol de criollos para enfrentar a los team de extranjeros se había desvirtuado en 1895 en aras de una mayor competitividad. Además el núcleo inicial de socios y jugadores frisaba la treintena, edad donde otras responsabilidades se imponen, relegando al fútbol a un segundo plano. Para 1905 también comenzaba a vislumbrarse prácticas de semi profesionalismo en algunas instituciones. Fue sin duda la situación que comenzaron a verse en el club del Ferrocarril que propiciaba la contratación para la empresa de destacados futbolistas rivales12.
En muchos aspectos Albion tiene características comunes en su origen, trascendencia y alejamiento de la práctica competitiva con el Alumni de Buenos Aires.

El Montevideo Wanderers se constituyo de alguna forma en su heredero espiritual, reducto de los últimos sportmen. Una aureola que se mantuvo con la obtención de dos Copas Uruguayas: 1906 y 1909 y dos rioplatenses, la Competencia de 1911, primer conjunto uruguayo en obtenerla, y la de Honor de 1908.

 

Epílogo


El primitivo Albion se desintegro pero sus players se difuminaron por todos los ámbitos, particularmente en Wanderers y Nacional. Para 1908 era ya una leyenda en el fútbol uruguayo. Un grupo de sportmen de la primera hora, conducidos por Amilcar Céspedes y Miguel Nebel, quienes fueron también players de Nacional, intentó resucitar a Albion. Pese al esfuerzo el conjunto no continuó más allá de ese año en la primera división de la Liga Uruguaya de Fútbol. Desde ese momento continuó con auges y declives hasta nuestro presente.

En 1913 Albion participaba en ligas barriales. Intervino en la fundación el 3 de mayo de 1914 de la actual Liga Universitaria de Deportes con un team denominado William Poole. En 1924 se inscribió en la Extra pero finalmente no participó.

Nuevamente en 1931 integró Ligas de Barrio y en 1942 jugó en la Extra. En décadas posteriores al impulso de numerosos y entusiastas aficionados Albion resurgió una y otra vez con la intención de mantener vigente el espíritu de esta institución pionera.

El 1º de junio de 1953 Albion vive una refundación. Un núcleo de deportistas se propone recrear este legendario conjunto. En ese año sale campeón invicto del torneo Preparación de la Asociación Uruguaya de Fútbol. Mantendrán un campo de fútbol entre ese año y 1961.

Fue parte también por muchos años en la Federación Uruguaya de Fútbol Amateur, fundada el 29 de julio de 1953 siguiendo sus tradiciones y principios. Fue campeón de esta federación -que agrupó cuatro divisionales y más de 60 clubes - en 1953 y 1954.

Por esos años el campo de deportes empleado por el Albion está en el Aeródromo Boiso Lanza. En la década del 50 absorbieron al club Marne de básquetbol, en los años setenta estuvieron en la Liga Universitaria de Fútbol al mismo tiempo que por dos años estuvieron fusionados con Miramar en la primera B (1976/1977). En los años sesenta fue un destacado club de atletismo reuniendo unos 400 competidores. Así en 1963 fue ganador del Campeonato "Isidoro Colombo" de atletismo. En 1966 auspiciaron a dos jóvenes liceales que competían en atletismo por el Albion; Josefa Vicent y Marisa Mederos. Incluso fue campeón sudamericano de clubes campeones de atletismo el 29 de diciembre de 1980 derrotando al Gremio. Albion ha participado en fútbol pero también en cricket, béisbol, tenis, básquetbol y judo.

Albion, 2007


A partir del año 2000 es presidente del club el Dr. Fernando Chainca. Desde el 2004 ejerce el cargo de Coordinador General y Director Técnico Robert Carmona. José L. González es otro de los referentes en los aspectos formativos.
En la actualidad Albion milita en la divisional amateur de la Asociación Uruguaya de Fútbol. Preserva como acervo de pasadas glorias dos docenas de copas y trofeos, junto con fotografías de más de un siglo. Con un presente hoy modesto en lo deportivo tiene sin duda un pasado de gloria que es un legado que preserva con orgullo.

 

Notas


1. Entrevista a Alejandro Watson Hutton, realizada en 1899, citada por Frydenberg, Julio; "Practicas y valores en el proceso de popularización del fútbol", en Revista Digital de Educación Física y Deportes, Año 3, n ° 10, Buenos Aires, Mayo de 1998. Tomada a su vez de Ernesto Escobar Bavio, 1953, Alumni: Escuela de campeones y escuela de hidalguía, Buenos Aires, p. 35.
2. Los 23 fundadores fueron: Willie Mac Lean, E. A. Shaw, F. J. Smith, J. O. Morse, E. Pepper, Bentley Swinden, Miguel Sardeson, John D.Woosey, William L. Pepper, Ernest Decurnex, Gaspar P. Swinden, Enrique Easton, Charles H. Pratt, Pedro W. Bermúdez, H. Leopold, Carlos Chasquetti, Albert F. Lambrechts, E. Miles, H. Sagehorn, Andrews Clark, H. A. Woodcock y B. V. Bomselaar. Acompañaban a Mac Lean, con las siguientes responsabilidades; Secretario: H. A. Woodcock, Tesorero: H. C. Lichtenberger, Delegado: A. Clark, Capitán J. D. Woosey y Vice capitán G. P. Swinden.
3. Citado por Franklin Morales, "Peñarol Nacional ignorada herencia de Batlle y Aparicio."pp. 108 a111.
4. A. F. C. Continuación del Libro del Secretario - Octubre de 1892 - 28ª. Asamblea, lunes 6 de marzo de 1893 en el nº 5 de la calle Juncal.
5. Mundo Uruguayo, 19 de junio de 1924.
6. Franklin Morales, "Los albores del fútbol uruguayo" nº 1, en "100 años de fútbol", p. 20. HMS es la abreviatura de "Her Majestic Ship" o sea la Nave de su Majestad, siglas que anteceden al nombre de todas las embarcaciones de guerra británicas.
7. Albion Football Club. Libro de Actas 3, 1897. (viernes 8 de octubre de 1897)
8. Mundo Uruguayo, 19 de junio de 1924.
9. Cartel de propaganda. Archivo Museo del Fútbol - Asociación Uruguaya de Fútbol.
10. Albion Football Club. Libro de Actas nº 3, año 1897.
11. Cartilla - Informe del Albion de 1901. Archivo Museo del Fútbol - Asociación Uruguaya de Fútbol.
12. En 1905 entraron a trabajar al Central Uruguay Railway a instancias de la Comisión de fútbol del CURCC los players de Nacional, el campeón de 1903, Germán Arímalo y Luís Carbone. Este último con sus hermanos Francisco y Pedro. En 1909 la compañía contratará a instancias de los players del CURCC a John Harley un dibujante técnico que se destacaba como centre-half de Ferrocarril Oeste.

Referencias


Libros generales
• Álvarez Lenzi, Ricardo - Arana, Mariano - Bocchiardo, Livia "El Montevideo de la expansión (1868-1915)", Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1986.
• Barrán, José P. - Nahum, Benjamín, "El Uruguay del novecientos", Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1979.
• Cuenca, Álvaro, "La Colonia británica de Montevideo y la Gran Guerra", Torre del Vigía Ediciones, Montevideo, 2006.
• Ferguson, Niall; "El imperio británico. Como Gran Bretaña forjó el orden mundial". Random House Mondadori, S. A. Barcelona, 2006.
• Hobsbawm, Eric, "Industria e Imperio", Editorial Ariel, S. A. Barcelona, 1982.
• Méndez Vives, Enrique "El Uruguay de la modernización 1876- 1904" Ediciones de la Banda Oriental-La República, 1998.
• Rodríguez Villamil, Silvia "Las mentalidades dominantes en Montevideo (1850-1900) I. La mentalidad criolla tradicional". Ediciones de la Banda Oriental, Colección "Reconquista", Montevideo, 1968.
• Winn, Peter "Inglaterra y la Tierra Purpúrea - A LA BÚSQUEDA DEL IMPERIO ECONÓMICO (1806-1880)". Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Montevideo, 2001.

Libros de fútbol


• Álvarez, Luciano "Peñarol: la transición de 1913 y la cuestión del decanato". Ediciones de la Pluma, Montevideo, 2001.
• Buzzetti, José Luis - Gutiérrez Cortinas, Eduardo, "Historia del Deporte en el Uruguay (1830-1900)", Montevideo, 1965.
• Elias, Norbert - Dunning, Eric; "Deporte y ocio en el proceso de la civilización". Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1992.
• Magariños Pittaluga, Juan Antonio y Mateo "Del Fútbol heroico", editado por CIFCSA, Montevideo, 1942.
• Morales, Franklin, "Nacional y Peñarol ignorada herencia de Batlle y Aparicio". Editorial ARCA, Montevideo, 2005.
• Paredes, Manuel "Montevideo Wanderers Football Club, una historia en tres siglos", Montevideo, Agosto 2002.
• Sturzenegger, Carlos "FOOTBALL - Leyes que lo rigen y Modo de jugarlo", Talleres Gráficos "El Arte", Montevideo, 1911.
• Wahl, Alfred "Historia del fútbol. Del juego al deporte". Ediciones B. S. A., Barcelona, 1997.

Artículos de Revistas


• Gutiérrez Cortinas, Eduardo "Uruguayos y Argentinos", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo", nº 5, martes 30 de diciembre de 1969
• Morales, Franklin "Los Albores del Fútbol uruguayo", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo", nº 1, jueves 27 de noviembre de 1969.
• Morales, Franklin "Campeón sin igual: 1905", Colección "Historia de Peñarol". N ° 4. Suplemento de La Mañana, s / f.

Fuentes


• F. C. Montevideo Secretary's Book Continued October 1892. (A. F. C. Montevideo - Continuación del Libro del Secretario, Octubre de 1892.)
• Albion Football Club. Minute Book n º 3, August 1897. (Albion Football Club. Libro de Actas nº 3, Agosto 1897).

Revistas y artículos Digitales


• Frydenberg, Julio; "Espacio urbano y practica del fútbol, Buenos Aires 1900-1915", en Revista Digital de Educación Física y Deportes, Año 4, n ° 13, Buenos Aires, Marzo de 1999.
• Frydenberg, Julio; "Practicas y valores en el proceso de popularización del fútbol", en Revista Digital de Educación Física y Deportes, Año 3, n ° 10, Buenos Aires, Mayo de 1998.
• Wikipedia - Alumni Athletic Club - 25.04.08
Otros artículos sobre Fútbol

 

 


17- La forja de la rivalidad clásica: Nacional-Peñarol en el Montevideo del 900

 

Juan Carlos Luzuriaga
luzuriaga50@hotmail.com


Licenciado en Historia
(Uruguay)





Resumen


A inicios del siglo XX en Montevideo y de la mano del fútbol se forja una rivalidad entre dos instituciones, Peñarol y Nacional. Ambas van a nuclear tras de sí la mayoría de los aficionados en una confrontación que perdura hasta el presente. Creemos que corresponde a sentimientos de larga data en la sociedad montevideana.



"El público, esa gran muchedumbre de las solemnidades futbolísticas acudió ansioso. Las banderas, acariciadas por un vientecillo,
de los irreconciliables adversarios de todas las épocas, de todos los años, siempre en pugna . . . " 1


A inicios del siglo XX el Uruguay acompañó el surgimiento de una modalidad deportiva: el fútbol que hacia furor en el país que era para el Río de la Plata el paradigma: Gran Bretaña. En el ámbito de ese deporte en el país se desarrollaron dos instituciones deportivas que habrían de labrar en el tiempo una trayectoria rutilante en el ámbito mundial. 2 Nos referimos al CURCC - posteriormente Club Atlético Peñarol - y al Club Nacional de Fútbol. Estas dos instituciones generaron una rivalidad entre ellas que prácticamente ha excluido a otras entidades. 3 En 1908, un periodista se refirió a estos dos conjuntos como los: irreconciliables adversarios de todas las épocas. Sin embargo, ambas instituciones llevaban unos pocos años midiéndose en los campos de fútbol. El constatar esto, nos lleva a creer que encarnan corrientes y visiones opuestas en la sociedad, a la menos urbana, que se retrotraen algunas décadas atrás, al menos. Este trabajo apunta a introducirnos en esa temática. Creemos que el éxito rápido en él favor del publico de Nacional y Peñarol radica en que representan sentimientos y visiones de larga duración en la sociedad uruguaya y que se manifiestan y expresan en forma deportiva.

Para nosotros, uno de los acontecimientos decisivos en la conformación de visiones de larga duración en la sociedad de la banda oriental fue la inmigración y la Guerra Grande.

La sociedad montevideana y por extensión oriental sufrió a partir de la tercera década del siglo XIX una transmutación honda y decisiva. De la profundidad de la misma habla a las claras diez años de enfrentamiento - La Guerra Grande - el aislamiento de la capital y la triplicación de la población montevideana pese a los hechos bélicos, en 1860 a los treinta años de establecido el Estado nacional en la Banda Oriental.

Fue acompañada por la presencia de miles y miles de emigrantes. El papel social y político de los inmigrantes fue decisivo en el Ejército de la Defensa. Dos corrientes políticas, el Partido Colorado, el de la defensa de Montevideo, y el Blanco, posteriormente también conocido como Nacional, el que guiaba Manuel Oribe y controlaba el resto del país, se afirmaron en esos años, siendo predominantes en la sociedad uruguaya durante el resto del siglo, y todo el XX.

 

La modernización del Uruguay: 1875-1904
El espacio geográfico; una ciudad en expansión


Por 1860 Montevideo presentaba tres núcleos urbanos, el casco viejo de la ciudad colonial, con sus dos barrios más o menos cercanos, el Cordón y la Aguada, mas lejos el Cerro y la villa de la Unión.

En 1868 se instaló la primera línea de tranvía, de tracción animal, que hacía el trayecto hasta la Unión. A fines del siglo XIX comenzó un proceso de concentración de las líneas tranviarias. Estas se extendieron por los diversos barrios de la ciudad. Para 1905, se formó la Sociedad Comercial de Montevideo, con capitales británicos, con los Tranvías del Este, de los Pocitos, Reducto, de la Unión y Maroñas. En el mismo año con capitales alemanes se formó La Transatlántica con las líneas al Paso Molino y Cerro, así como el Tranvía Oriental. Este proceso facilitó la electrificación que sé efectivizó entre 1906 y 1907.

El accionar de las empresas tranviarias incidió la urbanización de la ciudad, no solo por facilitar el transporte de sus habitantes de un extremo al otro de la misma, sino también por la directa inversión en lo que podríamos denominar, industrias recreativas.

Los valores sociales de las clases dominantes de la época se difuminaban, como en todos los tiempos, a todos los sectores de la sociedad. 4 Su sentido del esparcimiento y del juego, en boga con las novedades que venían de Europa era asimilado por los estratos medios, siempre proclives a la imitación e incluso los más populares.

Paralelamente, la extensión de la ciudad, alejaba la antigua convivencia en que todos de una forma u otra se conocían, como en una gran aldea. Esa masificación de la población que llevaba al anonimato, abonaba el camino para la constitución de unas especies de "comunidades imaginadas", en lo que hace a nuestro estudio, criollos e inmigrantes. 5 Estos colectivos, según los define Anderson, son comunidad porque independientemente de la desigualdad y explotación que pueda prevalecer en cada caso, la nación, en este caso el colectivo se entiende como un compañerismo, profundo, horizontal.

 

La Comunidad Británica y el Ferrocarril


Para los años ochenta se había consolidado el predominio económico de Gran Bretaña. En un informe diplomático de 1881, se decía, "Todas las empresas industriales de este país, que son de alguna forma importantes, están en manos inglesas. Ferrocarriles, tranvías, telégrafos, bancos, muelles, gas, agua, han sido establecidos con capital inglés y son administradas por ingleses" 6 El Gobierno de Lorenzo Latorre había consolidado las buenas relaciones entre los intereses económicos británicos y los círculos dirigentes del país. Santos había continuado esa política con la solicitud de empréstitos en Londres. En 1865, se había formado la Compañía del Ferrocarril Central, con capitales del país, aportados por orientales y entre otros extranjeros, británicos residentes en el Uruguay. El mayor accionista de la empresa fue el propio gobierno, manifestando así su interés en el tema. A fines de 1877 los títulos y concesiones de esta empresa se transferían a la Central Uruguay Railway Company of Montevideo, Ltd. La implementación del ferrocarril en manos británicas benefició en forma relativa a los intereses del Uruguay. La inversión de capital de este origen, beneficiaba mayormente a Gran Bretaña, donde se compraban, ferrocarriles, vagones, maquinaria diversa y carbón. Se le aseguraba una rentabilidad mínima del 7% anual a unos inversores que, en su país podían aspirar a no más de un 3%. Aunque ambos países se beneficiaban, el que más lo hacia era Gran Bretaña. 7

Por lo expresado es obvia la influencia británica en el país y el prestigio inherente a su filosofía económica, formas de vida y cultura en términos generales que llevaban a que se tomara como un modelo de civilización. Esto, ciertamente no involucraba solo a las elites ilustradas sino que se extendía por todos los grupos sociales.

 

La inmigración: una constante en el tiempo
Inmigración, integración y rechazo


Las características del torrente inmigratorio, su carácter masivo, las necesidades de población manifiestas por el nuevo estado independiente ambientaron luego de la Guerra Grande una integración, no exenta de roces, entre inmigrantes y criollos.

La tensión entre inmigrantes y criollos perduro en la medida que se recreaban nuevos inmigrantes y también nuevos criollos, estos últimos ya con la impronta de los arribados de 1835 a 1875. A partir de 1880 la presencia de inmigrantes es un hecho urbano, que se observaba en forma predominante en la capital.

A fines de esta ultima década los orientales son algo mas de la mitad y el resto extranjero, con un 20% de italianos y un 15% de españoles en el total. Del resto, los ingleses son algo mas de mil habitantes, constituyendo menos del 1% de los habitantes de Montevideo. No obstante en lo que hace a la población activa, de los alrededor de cien mil trabajadores censados, las dos terceras partes son extranjeras. 8

Por un lado, los extranjeros se integraron a la sociedad oriental por medio del matrimonio con jóvenes montevideanas, entre otros motivos porque la inmigración era predominantemente masculina.

No obstante existieron dificultades para la integración entre ambos colectivos. En líneas generales, la mitad de extranjeros se casaba con criollos, pero el resto lo hacia dentro de la propia colectividad. Las distancias aumentaban, cuando era más distinta la matriz cultural. En efecto era más usual que se uniesen uruguayos con españoles, que con italianos. Por un lado la comunidad nacional en las ultimas décadas del siglo XIX era mayoritaria en la principal actividad económica, la ganadería, relegando a los extranjeros a nuevos emprendimientos en otras áreas, agricultura, comercio e industria. Al mismo los criollos pobres rechazaban también a esos inmigrantes que eran competencia para ellos y un "modelo nuevo" en lo cultural.

Pero además existía un rechazo social. Mientras los restos del patriciado colonial y los nuevos ricos criollos desdeñaban y se burlaban del inmigrante - particularmente el italiano - las colonias extranjeras pequeñas pero ricas y poderosas, como la alemana y particularmente la británica exponían su orgullo racial y formaban círculos prácticamente excluyentes de los criollos en cámaras de comercio y diversos tipos de clubes.

Paralelamente la endogamia en estas colectividades era muy importante. 9 A partir de 1880, con un estado crecientemente afirmado y tecnificado, embarcado en la búsqueda de una identidad nacional, con una clase alta consolidada formada por criollos e inmigrantes los pobres y los extranjeros fueron percibidos como distintos, en cultura, sociabilidad e incluso higiene. Temibles por provocar o ambientar enfermedades y más aun por ser caldo de cultivo del cuestionamiento social con ideologías extrañas y nuevas. 10

Para 1908 los extranjeros forman el 30 % de la población total de Montevideo y sólo el 11,87 % de la del Interior. 11

 

El surgimiento de los clubes: la matriz británica
Los antecedentes; Clubes de críquet y remo.


La practica de los deportes modernos surgió naturalmente en la colectividad británica. Su difusión en la sociedad uruguaya siguió la misma lógica que en Gran Bretaña y en otros países donde se difundió: desde las elites en cascada a los sectores populares
En tiempos de la Guerra Grande se registraron los primeros intentos de actividad deportiva en el seno de la actividad británica. No obstante se debió esperar hasta la década del 60 para ver el surgimiento de las primeras entidades estables. 12

El Monte Video Cricket Club fue fundado el 18 de julio de 1861, teniendo un papel clave en el desarrollo del deporte en el país. Formado por aficionados anglosajones; sé dedicó al críquet; pero no desdeño la práctica del fútbol. En mayo de 1874, surgió otra nueva institución deportiva de inmigrantes británicos, un club de remeros, el Monte Video Rowing Club. El MVCC había importado, en el mismo tiempo de la aparición del Rowing, elementos para jugar rugby y fútbol.

Diversos relatos afirman que el primer partido entre estas instituciones se jugó en 1878. En junio de 1881, se registraron dos partidos. En el primer cotejo, venció el MVCC al Rowing, por uno a cero, mientras que en el segundo, jugado pocos días después, el score fue de dos a cero. 13

Los últimos partidos entre estas instituciones, fueron en 1894 venciendo el Rowing al Cricket, que a su vez abandono el fútbol por 1895. 14

 

Los colegios ingleses


Como sabemos, los inicios de la practica moderna del fútbol en Gran Bretaña vienen de la mano de su difusión en los colegios secundarios de este país. Igual proceso se vivió en Uruguay.

En 1874 se creo en Montevideo The English High Scholl. Con el paso de los años se organizo siguiendo las líneas del High School, de Buenos Aires, que estaba bajo la dirección de quien es considerada la persona que introdujo el fútbol en Argentina, Alejandro Watson Hutton. En nuestro país el colegio estuvo inicialmente a cargo de Henry Castle Ayre. En sus cuadros docentes se encontraba William Leslie Poole, quien arribó en 1885 a Montevideo, desempeñándose como profesor de inglés hasta 1920. Poole era un deportista nato, practicando entre otros, fútbol, críquet y rugby. Llevaba a sus alumnos a practicar deportes a Punta Carretas.

En 1885 se fundó The British School, quien teniendo como director a Thomas J. Ashe, también propulso el deporte, de acuerdo a los métodos pedagógicos en boga en su país. 15

 

Surge el Albión


Las pautas de los equipos británicos, algunas al menos, se van a repetir en nuestro país. Un joven nacido en 1873, Enrique Lichtenberger, hijo de un brasileño de ascendencia alsaciana y de una británica, alumno del English High School y discípulo de Poole, en mayo de 1891 invito a excondiscipulos a formar un club de fútbol denominado precisamente "Foot ball Association". En su estatuto inicial marca el rechazo a la presencia de jugadores extranjeros en el mismo. Es la respuesta al exclusivismo de los clubes británicos. Su primer partido fue el 2 agosto contra el Montevideo Críquet, y perdió 2 a 1. Poco tiempo después se cambio el nombre de la institución de exalumnos por el de "Albión Foot Ball Club ", como homenaje a los creadores de este deporte y se tomaron como colores el azul y blanco, por ser estos los nacionales.

 

El Club del Ferrocarril


En 1890 el Central Uruguay Railway adquirió 20 hectáreas en la localidad de Peñarol a 10 kilómetros de Montevideo. Se eligió el lugar para instalar el centro de operaciones de la empresa, en forma de talleres, depósitos, oficinas e incluso casas para sus empleados. Esta compañía agrupaba por su actividad cientos de trabajadores, significando una de las más grandes empresas del país.

Por sus características, el ferrocarril requería de además de capitales británicos, trabajadores de ese origen, capacitados para las diferentes funciones. Desde la dirección hasta las funciones técnicas especificas: Ingenieros, administrativos, contables, foguistas, maquinistas, carpinteros, y muchas otros oficios. Seguramente un centenar largo de británicos estaban formando parte de esos trabajadores, desde el gerente, hasta capataces. En esos momentos el fútbol hacia 20 años que se había popularizado en Gran Bretaña y había sido adoptado como "escape" incluso por las Empresas, con la sabia máxima de que, quien piensa en el fútbol, no piensa en la lucha de clases. En ese clima, una noche de la primavera de 1891 quince empleados destacados del Central Uruguay Railway, dos criollos y trece anglosajones decidieron formar un club de Críquet. Expresada la propuesta, se designa como presidente al representante de los accionistas británicos en Montevideo, el ingeniero Frank Hudson. Días después se invito a otros empleados a unirse, siendo un total de 118 los socios fundadores del Central Uruguay Railway Cricket Club.

Al año siguiente se comenzó la practica de fútbol, siendo designado capitán del team John Mac Gregor. Los colores elegidos inicialmente, naranja y negro señalan inequívocamente sus raíces ferroviarias.

 

El fútbol se escapa de las manos británicas


Entre 1892 y 1899 el fútbol comenzó a desenvolverse desde las elites y las desbordo. En 1892 se jugaron 18 partidos entre los cuatro clubes existentes: MVCC, MV Rowing, Albión y CURCC. Esto indica que la practica del deporte era mas una diversión que preparase para una competencia. En estos años la superioridad del Cricket fue notoria hasta 1895 en que junto al Rowing dejo de practicar el fútbol. En ese momento la supremacía pasa a ser del Albión, quien en ese año había modificado sus estatutos y permitido que jugaran players extranjeros. De esa forma se incorporo un referente conocido por todos; Poole. En ese mismo año, se presenta una novedad, el capitán de Peñarol fue un criollo, Julio Negron. La superioridad de Albión sobre el CURCC fue clara desde 1895 hasta 1897. Los dos años siguientes se muestra una mayor paridad, de 6 partidos, 3 vence Albión, 2 el CURCC y se da un empate. En esos años surgen 2 equipos con el sugestivo nombre de Uruguay Atletic, que con raíces universitarias, son los primeros clubes que buscan desarrollar una identidad criolla.

Paralelamente se manifiesta lo funcional del deporte al nuevo esquema social. De hecho desde todos los sectores dirigentes de la sociedad se coincidía con "disciplinar" la sociedad y sus "pasiones".

Esto incluía desde representantes del elenco político, hasta educadores y sacerdotes. Se tomaba como ejemplo el éxito de los anglosajones, en una filosofía que incluía el deporte. Este a diferencia de las diversiones habituales en la sociedad criolla y en sus adolescentes, en principio sin reglas ni mayores limitaciones, tenia un desarrollo previsto y determinado por sus participantes. Constituía una actividad, de acuerdo a la mentalidad de la época, que prometía alejar del ocio a los adolescentes y jóvenes montevideanos. Individuos a los que se debía incorporar y hacer maleables a las necesidades del taller y la fabrica, en horarios y jerarquías.

Es por lo dicho que contaba con el apoyo casi unánime de los más influyentes sectores sociales. A los mismos se le sumaban desde empleadores; pionero había sido el Ferrocarril Central, hasta los gerentes de las empresas tranviarias que favorecían la existencia de campos de juego que les aseguraba pasajeros para sus vehículos, inicialmente jugadores y posteriormente simples espectadores. 16

 

La respuesta criolla
La exaltación de lo nacional


Paralelamente se proceso la formación de una conciencia nacional. A partir de los años sesenta, y cada vez con mayor fuerza, el Estado Oriental va teniendo cada vez mayor autonomía en relación con las grandes potencias vecinas. Este hecho, se reafirmó en la medida en que los sectores cultos fueron buscados crear primero en sí mismos, luego en el ámbito de todos los grupos sociales una conciencia nacional. En este proceso, que se extendió de mediados de los sesenta a fines del siglo XIX; se manifestó la reivindicación de la figura de Artigas, así como una sucesión de acontecimientos que validaba una identidad nacional. Estos, encauzados por sectores políticos, pero también por las más variadas expresiones artísticas, La Leyenda Patria, de Zorrilla de San Martín, en 1879, las diferentes obras alusivas de Juan Manuel Blanes, entre otros, Artigas en la Ciudadela, La batalla de las Piedras y el Desembarco de los Treinta y Tres Orientales, la erección de monumentos alusivos, a la Independencia en Florida, y a los Treinta y Tres en la Agraciada.

Todas las iniciativas que tuvieran esta motivación nacionalista era seguidas con gran atención por todos los sectores sociales, especialmente los populares. 17

 

Los clubes nacionales; en el principio fue la palabra


El exclusivismo de las instituciones anglosajonas, fue generando una reacción de los elementos criollos vinculados por un motivo u otro con sus actividades. Alumnos de los colegios británicos, incluso jóvenes uruguayos de ese origen, buscaron enfrentar a los anglosajones en el deporte. Uno de los primeros antecedentes fue en el remo. Las diferencias en el Rowing, dieron origen al Club Nacional de Regatas en 1888. El mismo año se inaugura el Club Uruguay un referente social y de prestigio para los criollos. En 1890 se creo el Club Nacional de Velocipedistas y poco tiempo después el Club Ciclista Uruguay. En lo que hace al fútbol, son los los exalumnos los que ya en 1891 habían formado el Albión. Estas instituciones contaban entre sus miembros con numerosos uruguayos de primera generación, hijos de residentes anglosajones. Como vimos, en él ultimo lustro es el CURCC el que empieza a competir de igual a igual con el poderoso Albión, con los primeros jugadores criollos, incluido el capitán del team Esa popularidad de Peñarol era robustecida día a día por el apoyo de la gente de los talleres, de sus familias que se identifican con el equipo de la Villa.

A mediados de la ultima década del siglo XIX, la practica del fútbol, favorecido por las empresas tranviarias se generalizaba en la zona de Punta Carretas. A los exalumnos se les agregaban otros jóvenes, inicialmente fueron los provenientes de sectores altos y medios de la sociedad, a los que podemos definirlos como jóvenes con educación secundaria y una situación económica cómoda.

La Universidad de la Republica, que en esa época incluía la dirección de la Enseñanza Secundaria, era por su característica, la referencia, la matriz más acogedora para el surgimiento de una institución criolla. Cientos de estudiantes criollos aunque con gran numero de apellidos itálicos, que evidenciaban ser hijos de emigrantes, van a ser el sustento, la cantera, para crear un equipo competitivo. 18

En ese ámbito se incuba la idea de constituir un club deportivo que los identifique. Este surge el 14 de mayo de 1899, es el Club Nacional de Football, como respuesta criolla a los equipos sentidos como extranjeros, 19 que se acrecentara rápidamente con la unión de varios equipos con significativos nombres, Uruguay, Montevideo, Defensa. Los colores elegidos, los artiguistas, y la justificación que llevaba a una camisa de color rojo, alude a los ponchos de quienes acompañaban al héroe que se homenajeaba. Tuvo un comienzo de predestinado. Al año siguiente, la empresa de tranvías que iba a la Unión le cedió al equipo un campo de juego en la zona que hoy constituye el Parque Central.

El 15 de julio de 1900 se disputo el primer partido de lo que en el correr del siglo XX sería un clásico. El triunfo correspondió al CURCC, pero la crónica de "El siglo" destaca como una agradable novedad el desempeño del equipo de los "uruguayos" y se sorprende al mismo tiempo de la importancia otorgada el encuentro, 20

"Los muchachos de Nacional merecen un aplauso. Parecía imposible que en un partido en las condiciones del de ayer, se revistiera de tanta importancia y que el triunfo fuera tan disputado. Conocíamos la excelente combinación que posee el Club Nacional . . . y no vacilamos en pronosticar, si no un triunfo de los uruguayos, que sería mucho pedir, una derrota honrosa que sería difícil de infligir . . . los de Nacional, delgados, chicos pero ágiles, se llevaban en precipitadas corridas la pelota hasta el gol contrario . . . arrancando estruendosos aplausos de la concurrencia que asistió al partido."

 

El surgimiento de los clásicos
Nuevos aficionados y la formación de la League


Entre 1898 y el 1900 la practica del fútbol, un fenómeno en sus inicios en el Uruguay recreativo, comenzó a ser masivo. Y a partir de este momento, competitivo. Un aviso de lo que vendría, fue el acuerdo para crear el 30 de mayo del 1900 The Uruguay Association Football League, para la que se unieron el Albión, el CURCC, el Deutscher y el Uruguay Athletic. Las características de la League pueden simbolizarse en que en sus reuniones se debían expresar y registrar en ingles. Seguramente porque eran de ese origen buena parte de sus dirigentes. Esta característica no ayudo en nada para hacerse sentir como criolla. De hecho rechazo la solicitud de afiliación de Nacional por considerarlo que no estaba a su altura deportiva. Mas que eso - Nacional había competido como vimos razonablemente con el CURCC - era el rechazo al criollo considerado como "inferior" el que había decidido esta actitud. La invitación que le hicieron a Nacional de unirse a la Argentine Association Football League, fundada en 1893, obligó a que su similar de Uruguay revisara su posición y aceptara su inclusión en el Campeonato local.

A fines del siglo la concurrencia empezó a ser multitudinaria. Así, el 5 de agosto de 1900 se enfrentaron el segundo equipo de Albión con el Titán, equipo del Paso Molino, con cancha en el Camino Castro, habiendo unas dos mil personas mirándolo. 21 El 16 de septiembre del 1900 se enfrentaron Quilmes de Buenos Aires, y Albión, en el campo de éste último en el Prado, ante ocho mil espectadores. 22 En una explosión de publico, el recientemente aceptado en la Liga equipo de Nacional y el popular Peñarol comenzaron a adueñarse del cariño de los aficionados.

El 12 de mayo de 1901 el comentario del partido, entre ambos equipos, por la prensa es categórico sobre lo que hace al surgimiento de la rivalidad; habla de pasiones exaltadas, grescas y presos en la Comisaría23 En agosto del año siguiente - 1902 - se consigna un partido en el campo del Albión, con una concurrencia de seis mil personas. Días después el mismo medio señala el partido revancha en Villa Peñarol:

Ayer de tarde se verifico. . . en gran match por la Copa Uruguay entre los dos grandes rivales de siempre, "Peñarol" y "Nacional" . 24

Ya para este año el fútbol se había transformado en un espectáculo de masas. El partido revancha por la Copa Uruguaya, jugado por Nacional y el CURCC fue presenciado en la cancha de Peñarol por unos cinco mil espectadores. El regreso de Nacional a la Estación Central fue apoteósico, recibido por unos dos mil simpatizantes. 25

Este hecho, nos habla de que la democratización del fútbol, visto como espectáculo y competencia, había empezado por el espectador. Si los jugadores eran gentlemen y obreros de los talleres británicos ó señoritos universitarios, a los lados del campo de juego se ubicaban aficionados de todos los sectores sociales. 26

 

La masa crítica


Denominamos con el término de masa crítica, aquel número de aficionados que constituido a partir de un determinado momento, pongamos, 1900, permitió la supervivencia del deporte. Esa masa crítica, esta dada por un número de aficionados y de jugadores de cierta importancia. Pongamos, de 200 a 300 jugadores, y unos 3000 aficionados de firme. Posiblemente la primera masa crítica la logro el CURCC alrededor de 1896 y 1897. Con una consistencia de unos digamos, 100 jugadores, y 500 aficionados. Estos posibles aficionados, son los 500 empleados del ferrocarril, en una villa en que se estiman viven unas 3.000 personas. Le permitió ser hegemónico en un deporte aún restringido. Esta fuente de reclutamiento de adeptos, que contaba además con el visto bueno, al menos en ese momento de la empresa, cimentaron la popularidad y el crecimiento deportivo del equipo de la Villa. De hecho, esto se manifiesta en la obtención de la primera Copa Uruguaya, en 1900. Paralelamente la cantera de Nacional la podemos determinar analizando a la juventud universitaria de la época, circulo originario del equipo. Podemos concluir - estimando una población de un millón de habitantes en el Uruguay, que existían unos 500 a 600 universitarios y unos 400 secundarios. 27

En estos momentos la prueba de la popularidad del CURCC la evidencia en que el número de espectadores iguala o supera a los británicos en Montevideo, - recordemos no eran mas de un millar - y al número de los empleados del Central Uruguay Railway. La obtención en 1902 del campeonato por Nacional, celebrado largamente en Montevideo, y la ratificación de su valía obteniendo el de 1903, que tuvo como plus el recordado triunfo ante la selección argentina el 13 de septiembre de ese año, le dieron el definitivo espaldarazo en la preferencia popular, constituyendo ahora si una dupla, una rivalidad en que ambos se necesitan por opuestos, con el equipo de Peñarol.

 

La génesis de la rivalidad; la inmigración


El origen de la rivalidad puede ubicarse en la Guerra Grande, entre 1839 y 1851. Iniciado como un conflicto interno entre el presidente de la Republica, Manuel Oribe y el anterior: Fructuoso Rivera, devino en las dos corrientes políticas que se van a disputar el Uruguay del siglo XIX, blancos y colorados. Las diferencias eran mas sustantivas que distintos colores de divisas partidarias. Los colorados representaban a los sectores más liberales y más proclives a la inmigración y presencia económica extranjera. Los blancos a los sectores más conservadores y enraizados en el elemento criollo. En ambas corrientes existían elementos letrados, la mayoría abogados, grupo dirigente por excelencia, junto con fuertes comerciantes y caudillos militares, muchos de ellos veteranos de los variados conflictos que habían llevado a la independencia del nuevo estado.

El enfrentamiento circunscrito inicialmente a la orilla oriental del Plata se traslada a la otra banda involucrando a la Republica Argentina inmersa a su vez en un enfrentamiento entre unitarios y federales. Políticamente, los primeros eran liberales y los segundos coincidían en líneas generales con los blancos de la banda oriental.

A la vez, la gravitación de los inmigrantes en el Ejército de la Defensa fue decisiva así como el apoyo de las escuadras y marinerías europeas, al referirse a esto, Barran, expresó, "Desde este ángulo, sin duda parcial pero exacto en la medida que se valore sin exagerarlo, la Guerra Grande fue también una lucha entre inmigrantes y orientales..." 28

 

El rechazo a los extranjeros


La rivalidad entre inmigrantes y criollos se movía en dimensiones ideológicas, pero también en el campo de lo emocional, lo subjetivo. Así lo percibe Rodríguez Villamil, "Las causas profundas de esta situación de conflicto eran desde luego... muy complejas... Se trataba sin duda del enfrentamiento de dos mundos totalmente distintos; vistos desde la perspectiva del criollo, de la invasión de un mundo que era suyo y familiar por parte de seres extraños que nada tenían que ver con la suya. Tal vez otro ingrediente fuese una cierta envidia frente a los resultados prácticos del inmigrante..." 29
Los artesanos, los jornaleros orientales, sufrían la competencia en el mercado de trabajo del extranjero, más industrioso, más hábil, con un olfato económico más sensible que el criollo. Es en los sectores más modestos donde se manifestó el rechazo instintivo a lo europeo. 30

 

El rechazo a los criollos


Las comunidades emigrantes, si bien se vincularon con los criollos, también practicaron conductas endogamicas que favorecieron la reproducción mas o menos pura de sus pautas culturales y de comportamiento. La existencia de familias completas, el continuo goteo de emigrantes de diferentes comarcas europeas, particularmente las periféricas: napolitanos, piamonteses, gallegos, vascos y canarios principalmente, dieron consistencia a esa corriente que se renovaba de año en año. A la hostilidad de algunos sectores criollos, los emigrantes le respondieron de igual forma. Al igual que los criollos, señalaban ostensiblemente su nacionalidad. Un ejemplo, extremo, pero muy sentido fue el que protagonizaron las colectividades alemana y británica. Ubicados en Montevideo, pero también el resto del territorio nacional en posiciones económicamente importantes: grandes hacendados propietarios de establecimientos modelos, industriales, profesionales, vinculados al alto comercio, respaldados por la voz de legaciones y consulados tenían una influencia desproporcionada a su exiguo numero. De su exclusivismo nos habla por ejemplo el hecho de impedir el ingreso de los uruguayos a sus clubes de colectividad.

 

Referentes y Campeones


Los jugadores de Nacional y Peñarol fueron los defensores, los campeones - en el sentido de justa publica - de esas identidades a dirimirse en los campos de juego. Nacidos ambos en ámbitos particularmente propicios, contaron desde sus inicios con un numero de aficionados a ver y practicar el nuevo deporte que superaban notoriamente en numero a los de otros equipos. Esta hegemonía garantiza su desarrollo. La supervivencia de Peñarol y su prestigio creciente se explica en que lentamente al principio, en forma vertiginosa después, concita la atención de su circulo natural. Trasciende el grupo de iniciados, se expande en los simples obreros del ferrocarril, inmigrantes o criollos y se extiende a sus familias y barrio. Es en determinado momento ya una rivalidad con el equipo de los señoritos universitarios y de la colectividad británica no perteneciente al entorno del taller, concretamente el Albión. La adhesión va madurando y dándose consistencia y espesor. Surge naturalmente la cantera de jugadores y las mejores perfomances del CURCC en 1897 y 1898 hacen presumir una mejoría técnica basada en la mayor posibilidad de seleccionar un equipo competitivo. Pero además va señalando que se va sustituyendo el carácter recreativo inicial con otro mas volcado a la competencia. En forma paralela se iba acriollando perfilándose como la gran institución del fútbol del país por sus características. No obstante, su cuna británica, fundamento de un crecimiento asistido por el ferrocarril y su entorno va a ser también la causa de que surja un equipo que le dispute en igualdad de condiciones el favor de la afición.

Tal vez en 1900 fueron los universitarios contra el taller de los ingleses. Pero en 1903 encarnaban la identidad criolla y la gringa. La rivalidad entre Nacional y Peñarol es una de las constantes del fútbol uruguayo, prácticamente desde los primeros años del siglo XX en que ambas instituciones comenzaron a enfrentarse. Así cuando surge Nacional, de alguna forma lo hace como el primer equipo que por capacidad deportiva, y fundamentalmente por ser una institución "criolla" en forma manifiesta, capaz de enfrentarse al equipo de los "empresarios ingleses", y todos aquellos inmigrantes rechazados.

Si bien reconocemos un rigen multicausal de la rivalidad clásica, que podemos enumerar, en una herencia de bipolaridad de a sociedad uruguaya: Blancos y Colorados; Montevideo y el medio rural, le agregamos otros.

Estas son las diferencias que se hicieron mas presentes en la sociedad finisecular: Criollos e Inmigrantes y sectores populares y aristocráticos. O en términos de clase, obreros y patrones. La primera de las diferencias, o distancias entre sectores de emigrantes y criollos eran evidentes para los contemporáneos. La segunda el surgimiento de los primeros conflictos laborales estaba más difuminada.

Creemos entonces que fundamentalmente la adhesión a ambas corrientes deportivas se dio por oposición, por toda una batería de motivos, complementarios la mayoría, aunque algunos aparentemente opuestos.

 

Causas y motivos de la rivalidad


La rivalidad entre dos equipos de una misma ciudad no es patrimonio de Montevideo. Se repite en muchos otros lados. En Milán, en Glasgow, en Porto Alegre, por citar algunos ámbitos urbanos con poblaciones notoriamente aficionadas al fútbol. Desentrañemos las particularidades que presentan estas rivalidades para ver si son funcionales al análisis de Montevideo. Algunas de estas diferencias de estos enfrentamientos han sido analizados por Christian Bromberg entra clase alta y clase baja, los de los religiosos y los que oponen a viejos pobladores con recién llegados, y los religiosos. Creemos que en los orígenes de la rivalidad, la que enfrento a inmigrantes y criollos en el 900, por su fulminante aceptación es lo mas parecido compararlo con el Celtic y el Rangers de Glasgow. Celtic es el equipo al que adhieren mayoritariamente católicos de la capital de Escocia. Rangers por oposición surge expresamente - casi como Nacional - como un equipo exclusivamente protestante.

Naturalmente un encuentro de estos dos equipos trascendía lo deportivo. Creemos que en el caso de Nacional y Peñarol sucedió así desde el primer momento. Pero además en este esquema dual, tienen otro carácter las rivalidades, las visiones que la vida cotidiana - y con ella la convivencia - tiene soterradas. En el barrio, en el taller, saladero o frigorífico. En la reunión de vecinos, en el mostrador del despacho de bebidas el contacto diario impedía que esa distancia se materializase en discusiones o enfrentamientos de mayor virulencia entre el criollo y el inmigrante; entre los que convivía un fluctuante grupo intermedio, criollos por nacimiento, pero hijos de inmigrantes recientes que oscilarían y darían el tono conciliador a las disputas. No obstante esa distancia podía manifestarse de otra manera vivando en forma anónima a un equipo de fútbol que sí nos representaba - o podía asumir nuestra representación - y que nos permitía contrastar con el vecino sin llegar al enfrentamiento directo y personal. Pero además de permitir la burla, la humillación simbólica a ese patrón, representado por el club que lo identificaba permitía como en una especie de carnaval, otra tradicional inversión de las jerarquías y realidades expresar una critica por un canal socialmente aceptado. Estas ultimas las aceptaban entre otros motivos, porque un triunfo deportivo de uno u otro no alteraba ni cuestionaba la esencia de las jerarquías sociales.

Para 1901, el club de Peñarol había comenzado a trascender largamente al equipo de la empresa británica, y era mas que eso: era el equipo de los obreros del ferrocarril, muchos de ellos inmigrantes: de origen italiano. Para ese mismo año, Nacional, había dejado de ser el equipo de los señoritos universitarios y era el cuadro de los "nacionales". Aquel que llevaba nada menos que los colores de Artigas. Por eso era popular y su primera cantera de reclutamiento de simpatizantes y posteriormente de jugadores era el pobrerío rural desplazado de la campaña a la ciudad y que competía por trabajo, en desventaja generalmente, con el obrero inmigrante mas calificado. Aunque jugaban los señoritos, en quienes se sentían identificados los criollos, en esa comunidad imaginada, estos representaban a esos desplazados del medio rural. Por las características del enfrentamiento, extranjeros, criollos, por la rápida asimilación de los primeros, es evidente que la virulencia de este enfrentamiento original desapareció pocos años después. Quedo si, la rivalidad deportiva, la masa critica para cada una de las instituciones para reproducir sus adeptos. Atenuada la rivalidad criollos inmigrantes, y paralelamente la de blancos y colorados, la transmisión de la adhesión a uno u otro color siguió las pautas tradicionales en las relaciones familiares, se sigue al padre y a la familia, o se le enfrenta. Y nada más.

En consecuencia - sin proponérselo expresamente - ambos equipos encauzan tendencias de larga duración de oposición y rivalidad: criollos e inmigrantes, y las que comienzan a surgir y a vivirse en ese momento: trabajadores y patrones. Desde mediados de la primera década del siglo son predominantes en la afición generando desde ya las condiciones favorables para reproducir sus simpatizantes en los años por venir.

 

Notas:


1. Eduardo Gutiérrez Cortinas; "Historia de los clásicos", Colección "100 años de fútbol", n ° 6, p. 124.
2. El Club Atlético Peñarol suma 3 Copas Intercontinentales de Clubes y 5 Libertadores de América. Por su parte el Club Nacional de Football atesora también 3 Intercontinentales y 3 Libertadores. Muchos y muy poderosos equipos en lo deportivo y económico en el ámbito mundial no cuentan con esos logros deportivos.
3. Un estudio realizado en todo el Uruguay por la empresa Factum en 1993 revela en una encuesta realizada ha mayores de 16 años en poblaciones mayores de 5.000 habitantes que: el 41% es partidario de Peñarol, un 38% de Nacional, 7% de otros equipos, y el resto, un 14 % no se interesa por el fútbol. En El Día, sección Deportes, 23 de mayo de 1993, pp. 46 y 47.
4. José Pedro Barrán y Benjamín Nahum, "El Uruguay del novecientos" p. 70.
5. Ibídem. pp. 116 y 117 y Benedict Anderson, Comunidades imaginadas pp. 22 a 25.
6. Peter Winn, Inglaterra y la Tierra Purpúrea (1806-1880), p. 247, citando a Monson, "Commercial Report for 1880," Adjunto en Monson a Granville, Montevideo, septiembre 19,1881, PRO / FO51 /198.
7. Enrique Mendes Vives; "El Uruguay de la modernización" , pp. 61 a 64.
8. Según el Censo de Montevideo, por nacionalidades de 1889, los orientales son el 53,16 % de la población, mientras que el resto extranjeros, de ellos, 21,85 % de italianos y 15,18 de españoles. Los ingleses son algo más de un millar de habitantes, (1.064), representando el 0,64 % de la población. Este censo tomado con relación a la población activa varía, pues de 95,294 trabajadores, 65.000 son extranjeros, o sea una relación de dos a uno. Esto nos marca la importancia de los extranjeros en el país, y lo relativo en lo que hace a lo cuantitativo de los británicos en Silvia Rodríguez Villamil; Las mentalidades dominantes en Montevideo (1850.1900), según los cuadros elaborados por esta, p 37.
9. José Pedro Barrán y Benjamín Nahum, El Uruguay del... pp. 98 y 99.
10. José Pedro Barrán: Amor y trasgresión en Montevideo 1919-1931 . Capítulo 7 " La gente Bien", pp. 200 y 201.
11. José Pedro Barrán y Benjamín Nahum, El Uruguay del... p 94.
12. El periódico de la colectividad "The Britannia and Montevideo Reporter", el 29 de octubre de 1842 informó de la "Asamblea General de los socios del club de críquet que tendrá lugar en "Claypoles", el lunes 31 de ese mes.
13. César L. Gallardo; "Pasión de Pueblos", en "Su Majestad el fútbol", p. 24.
14. Ibídem., p. 26.
15. Franklin Morales; "Los albores del fútbol uruguayo" , en "Colección 100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo." p. 6
16. Pedro Manini Ríos; "En defensa del football", "La Revista" septiembre 5 de 1899, pp. 34 y 35.
17. Siguiendo nuevamente a S. Rodríguez Villamil, Ob. Cit. pp. 53 y 54.
18. Partimos de la base de que cuantos más practiquen mas posibilidades existen de que surgen jugadores competitivos, por razones matemáticas elementales.
19. Aunque en el equipo de Peñarol jugaran muchos criollos, era percibido como un equipo de extranjeros. Por ser del Ferrocarril de los británicos y por seguramente tener muchos italianos trabajando en sus talleres.
20. Diego Lucero; "De aquel ayer a este hoy", "El Libro de Oro de Nacional", fascículo nº 1, p. 21, citando a "El Siglo", del 16 de julio de 1900.
21. Eduardo Gutiérrez Cortinas; "Amílcar, Bolívar y Carlos Céspedes" "Colección Estrellas Deportivas" , nº 97, suplemento de El Diario, 25 de julio de 1979.
22. Ibídem.
23. Luciano Álvarez, Peñarol: La transición de 1913 y la cuestión del decanato p.60.
24. Ibídem. p. 61.
25. Juan Antonio y Mateo Magariños Pittaluga; Del fútbol heroico p. 84.
26. Ibídem. 122 y 123.
27. José Pedro Barrán y Benjamín Nahum, Ob. Cit. p. 131.
28. José Pedro Barrán, Apogeo y crisis... p. 11.
29. Silvia Rodríguez Villamil, Ob. Cit. p. 44.
30. Juan A. Oddone "Los gringos" en Enciclopedia Uruguaya N ° 26 p. 115.

Bibliografía
Libros
• Álvarez, Luciano - Mata Prates, Carlos A. "Peñarol: La transición de 1913 y la cuestión del decanato" , Ediciones de la Pluma, Montevideo, 2001.
• Álvarez Lenzi, Ricardo - Arana, Mariano - Bocchiardo, Livia "El Montevideo de la expansión (1868-1915)" , Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1986.
• Anderson, Benedict "Comunidades imaginadas" , Fondo de Cultura Económica, México, 1996.
• Barrán, José Pedro - Nahum, Benjamín, "El Uruguay del novecientos" , Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1979.
• Barrán, José Pedro " Apogeo y crisis del Uruguay pastoril y caudillesco 1839 - 1875" , Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1975.
• Barrán, José Pedro "Amor y Trasgresión en Montevideo: 1919-1931" , Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 2001.
• Capelan, Juan "Nueve décadas de gloria" 12/82.697 - L.405.517 Bib.Nacional.
• Galeano, Eduardo "Su Majestad el fútbol" , (Selección y prólogo), Editorial Arca, Montevideo, 1968, 2ª edición, 2000.
• Hobsbawm, Eric "Naciones y Nacionalismo desde 1780 " - 2ª edición (revisada y ampliada por el autor): agosto de 1992, Reimpresión: abril de 1995, Editorial Critica, Barcelona 1995.
• Hobsbawm, Eric - Ranger, Terence "The Invention of Tradition" - Cambridge University Press, Cambridge, Gran Bretaña, 1983.
• Magariños Pittaluga, Juan Antonio y Mateo "Del Fútbol heroico" , editado por CIFCSA, Montevideo, 1942.
• Méndez Vives, Enrique "El Uruguay de la modernización 1876- 1904 " Ediciones de la Banda Oriental-La República, 1998.
• Rodríguez Villamil, Silvia "Las mentalidades dominantes en Montevideo (1850-1900) I. La mentalidad criolla tradicional." Ediciones de la Banda Oriental, Colección "Reconquista", Montevideo, 1968.
• Sturzenegger, Carlos "FOOTBALL - Leyes que lo rigen y Modo de jugarlo" , Talleres Gráficos "El Arte", Montevideo, 1911.
• Wahl, Alfred "Historia del fútbol. Del juego al deporte " Ediciones B. S. A., Barcelona, 1997.
• Winn, Peter "Inglaterra y la Tierra Purpúrea - A LA BÚSQUEDA DEL IMPERIO ECONÓMICO (1806-1880." Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Montevideo, 2001.

Revistas
• Gallardo, César L. "El fútbol del 12", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo" , nº 3, jueves 11 de diciembre de 1969.
• Gutiérrez Cortinas, Eduardo " Uruguayos y Argentinos", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo" , nº 5, martes 30 de diciembre de 1969
• Gutiérrez Cortinas, Eduardo "Historia de los clásicos", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo" , n ° 6, jueves 8 de enero de 1970.
• Gutiérrez Cortinas, Eduardo "Amilcar, Bolívar y Carlos Céspedes" Colección "Estrellas Deportivas" nº 97, suplemento de El Diario, 25 de julio de 1979.
• Morales, Franklin "Los Albores del Fútbol uruguayo", Colección "100 años de fútbol - Historia ilustrada del fútbol uruguayo", nº 1, jueves 27 de noviembre de 1969,
• Odonne, Juan Antonio "Los gringos", Enciclopedia Uruguaya n ° 26. Montevideo, diciembre 1968.
• Rama, Ángel "La belle epoque", Enciclopedia Uruguaya n ° 28. Montevideo, enero 1969.

Internet
• Bromberger, Christian. El fútbol como visión del mundo. Revista Digital de Educación Física y Deportes, Año 8, N° 47, Buenos Aires, Abril de 2002
• Frydenberg, Julio. Los nombres de los clubes de fútbol. Buenos Aires 1880-1930, en Revista Digital de Educación Física y Deportes, Año 1, n ° 2, Buenos Aires, Septiembre 1996.

 

Navegación
Volver al Índice de Artículos


index-uru